Vallados de seguimiento en la zona alta (Acción D.1)

Se han instalado en la Reserva Natural Especial de  Güigüí un total de 10 parcelas permanentes cuadradas de 10 m de lado, estando  5 de ellas aisladas por un vallado que impide la entrada tanto de cabras como de conejos. Las otras 5 parcelas (control) se instalan en las cercanías de las anteriores y no disponen de vallado, sino únicamente de cuatro estacas de metal para su delimitación.Las parcelas valladas están compuestas de hierros trenzados colocados cada 2,5 m y a una altura máxima de 1,50 m. El perímetro de la misma se cierra con dos tipos de mallas, malla de carretera y malla gallinera, la primera de ellas impide la entrada de cabras y conejos adultos, mientras que la segunda impide la entrada de gazapos (conejos juveniles). Ambas se encuentran enterradas a una profundidad de 50 cm con el fin de evitar la entrada de los conejos mediante la excavación de túneles.El principal indicador objeto de seguimiento es la composición florística, diseñado para detectar las características (relación taxonómica, forma de vida, origen etc), la abundancia y la distribución espacial de todas las especies de plantas vasculares que forman la comunidad vegetal de la parcela permanente.El análisis de la vegetación nos permite calcular la diversidad de  especies, tanto de especies autóctonas como introducidas, y su evolución en el  tiempo, de forma que podemos documentar la presencia y expansión de cualquier  especie introducida o la pérdida de especies de especial interés a tiempo.La composición florística es un buen indicador de cambios en el ecosistema causados  por perturbaciones o cambios en las condiciones ambientales, sean transitorios o  permanentes.